(511) 717-2720

Lesly Leyva:“Cuando juego pienso que tengo dos metros”



Forma parte de la selección juvenil de vóley. En el 2015 fue la máxima anotadora de la selección juvenil en la Copa Panamericana Sub-18 que se disputó en Cuba. Es la hermana menor de Ángela y su máximo anhelo es jugar con ella en la selección de mayores. Para ello se esfuerza cada día.

Actualmente juega en la Liga Nacional de Vóley por la Universidad de San Martín. Su meta más próxima es consolidarse en la selección nacional y tener la oportunidad de jugar en un club del extranjero. Además del vóley, Leslie nos confiesa que le gustaría estudiar psicología.

¿Cuándo empezó tu carrera en el vóley?
Fue cuando nos llamaron a mi hermana y a mí para jugar en el club Jepsus. El entrenador le dijo a mi mamá que si podíamos ir a entrenar, y ella nos dijo: “quieren entrenar, quieren jugar vóley”, y nosotras gritamos que sí. Así que fuimos a entrenar y con el tiempo nos fue gustando. Posteriormente nos llamaron del club Camino de vida, donde conocimos a los entrenadores David Rodríguez y David Rodas. Luego la Universidad de San Martín compró el club y ahí nos quedamos.

Tienes una hermana voleibolista, ¿el deporte es una herencia familiar?
Mi mamá practicaba atletismo, siempre le ha gustado el deporte, pero nunca ha jugado vóley. Mi papá le gusta el fútbol, era arquero; y mi abuelita sí que jugaba vóley. Me cuenta mi mamá que mi abuelita ha jugado con Lucha Fuentes en el colegio y en algunos clubes de ese entonces.

¿Cómo fue tu experiencia en Saco Oliveros?
Yo ingresé en segundo año de secundaria, antes estudiaba en un colegio religioso, y jugaba los torneos de Adecore y, bueno, mi familia ya quería cambiarnos de colegio, y decidió que continué mis estudios en Saco Oliveros donde me recibieron muy bien y en ese mismo año fui seleccionada para competir en los juegos escolares nacionales. Fue una época intensa y feliz, logramos el campeonato nacional y clasificamos al sudamericano de Brasil. En ese tiempo yo no era titular, pero tuve el gusto de estar en esa familia y fue muy bonito.

¿Cuán importante fue el apoyo del colegio para tu formación integral?
Muy importante porque me apoyaron un montón, con darnos la beca ya era bastante. Le agradezco al ingeniero Wilmer Carrasco por el apoyo en todos los ámbitos, en el deporte, en lo académico o en otras cosas que nos hacía falta, él siempre estuvo presto a ayudarnos. Siempre estaré agradecida por todo el apoyo que me brindaron en el colegio.

¿Qué tan exigentes son los entrenamientos a nivel profesional?
Soy muy fuertes. Ahora estoy enfocada bastante en el vóley, le dedicó un montón de tiempo y me asombró de eso. Es una rutina muy exigente, salimos desde muy temprano en la mañana y regresamos en la noche, apenas puedo ver a mis padres.

¿Crees que la estatura es preponderante en el vóley?
Yo creo que la estatura no es importante. Son las cualidades que tengas tú las que marcan la diferencia. Por ejemplo, en la selección soy una de las voleibolistas más bajas y no me siento menos, cuando juego pienso que tengo dos metros.

¿Qué sientes al tener como hermana a Ángela Leyva?
Yo me siento muy contenta y feliz de tenerla, es la mejor hermana que una persona puede tener, porque cuando estoy pasando alguna dificultad ella siempre está ahí, al igual que mi mamá. Ellas siempre me están apoyando. Para mi es un orgullo ser la hermana de Ángela.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?
A mí me gustaría jugar en un equipo del extranjero, en Italia, para ello tengo que prepararme y seguir mejorando en mi juego. También pienso estudiar psicología, es una carrera que me interesa bastante.

Finalmente, ¿Qué mensajes le darías a tus compañeros del colegio para que puedan cumplir sus sueños?
Que se sigan esforzando en todo lo que hacen; que nunca se rindan y sean constantes en lo que hacen. A pesar de las dificultades nunca se deben desanimar, porque siempre van a ver nuevas oportunidades y para ello debemos estar preparados.



947 781 300




(511) 717-2720 / 717-2766


contactanos@sacooliveros.edu.pe
Síguenos en: